miércoles, 16 de abril de 2008

Yo El Gran Dragón

Soy El Gran Dragón. Soy Monstruoso. Soy poderoso. Soy el Dueño y Señor de todos los humanos. Me han reconocido mi poder en todas las épocas. Soy intemporal e inmortal. Soy Divino. Soy...El Gran Dragón.

Desde que nacen los humanos, me instalo dentro de ellos y poco a poco comienzo a ganar terreno. Ellos no se dan cuenta. Son demasiado inocentes. Y cuando quieren darse cuenta ya es demasiado tarde. Ya he conquistado su fortaleza. Ya he conquistado su voluntad. El castillo es mío. Los humanos también. Por los siglos de los siglos...

Ah!.¿Os reís?. ¿Cómo osáis?. ¿Tan insensatos sois?. Qué inocentes...¿no os dais cuenta de que la risa que os provocan mis palabras, está provocada por mi presencia dentro de vosotros?. ¡Cómo os bulle el orgullo!. ¡Cómo os bulle la ignorancia!. Ahí se denota mi presencia...

Soy vuestro Ego. Soy vuestro orgullo. Soy el causante de vuestra ignorancia. Soy el dueño de vuestra voluntad. El que hace que penséis que la humildad es cosa de perdedores. El que hace que penséis que no hay nadie mejor que vosotros. El que alimenta las raíces de la envidia. El que hace que hagáis cosas impensables porque competís con los demás...el que hace que ser humanos sea algo, a veces, casi deplorable...soy...Vuestro Dragón!.

¿Pensáis que os libráis de mí?. ¿Pensáis que por practicar una religión, yo no estoy en vosotros?. Ilusos y necios sois. Cuanto más estáis al abrigo de la religión, más estoy yo al acecho, esperando vuestra relajación y vuestro regocijo en vosotros mismos. Y ahí ataco. Sin piedad. Es esa mi misión. Mantener el Ego del Universo. Eso he hecho siempre y eso haré por siempre, jamás...¿Acaso lo...dudáis...?...

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Ego,
conozco tu cara, conozco tus modales, se lo que me haces, se lo que haces a mi alrededor y sólo una cosa quiero decirte:
Quiero quererme contigo y pese a tí.

Y si diez veces me caigo en ti a la undécima...tomaré otro camino.

Nadie dijo que esto fuera fácil.
Adelante humanos valientes,
Clara

Anónimo dijo...

Voy a empezar con una lírica que leí hace poco en una revista china, de la que se deducen muchas cosas acerca del Dragón que hay en cada uno de nosotros, y que después cada cual lo puede asociar con lo más crea o le parezca: Su religión, su tradición, su cultura o sus leyendas...

"Soy un fuego inextinguible
el centro de toda energía,
el corazón firme y heróico.
Soy la verdad y la luz,
en mi imperio abarco el poder y la gloria.
Mi presencia
dispersa las nubes oscuras.
Y soy el elegido
para dominar a los Hados".
SOY EL DRAGÓN

Ante semejante afirmación ya se pueden imaginar quien y como es el Dragón.
Una fuerza misteriosa, imaginativa, impredecible, ingenioso, inteligente,..., en una palabra, DIFERENTE.

Parece que flota a otro nivel muy superior al humano. Cualquier tradición o creencia puede ser aceptada por todos menos por él. Y ¡ojo con las personas poco inteligentes, que las domina!.
Es inteligente y puede dominar parte de nuestras facultades, pero de ahí a que domine nuestro ego y nuestra voluntad, hay un largo trecho.

También es diferente y como tal se siente solo en multitud de ocasiones, incluso huye de lo social. Y ahí es donde aprovechamos nosotros para presentarle cara y reafirmar nuestro yo personal, que no es el impuesto.
Es imprevisible y nunca sabrás lo que va a hacer, pero tampoco él sabe lo que va a hacer tu mente.La otra parte de tu mente. No hay que darle concesiones. Hay que jugar con sus mismas armas y ser valiente.
Él sabe y cree que siempre tiene la razón, y si se equivoca, no se equivoca él, es que falló el experimento. ¿Por qué no aprendemos de eso?. ¿Por qué no aprendemos a salir a flote cuando nos falla el experimento?.

Somos Seres Humanos, y eso es un privilegio. Aunque nuestra personalidad tenga muchas facetas, también tiene muchas posibilidades para resolver su proyecto. Una por cada facultad, y creánme, son muchas las facultades que tenemos.

Así en pocas líneas traté de juntar las dos partes de una persona: El bien y el mal.
El Dragón forma una parte, que no tiene por qué ser una ni otra. De las dos tiene, y en las dos participa, porque sino sería totalmente incongruente. Llámele usted como quiera: Religión, cultura, creencia leyenda ciencia, Dios alma, espíritu o el mismísimo Universo.

"El Dragón es la parte que faltaba a nuestra mente.
El bien es necesario para alcanzar metas.
El mal es necesario para impedir que esas metas se alcancen.
A eso le llamo yo, estancamiento.
Pues entonces aparece el Dragón para que la rueda de la evolución alcance su mayor perfección en esta vida, y cuando aorresponda, sea justificable nuestra presencia en ella".

Rocío del Alba
21 Abril 2008

Anónimo dijo...

¿De qué lado está tu DRAGÓN Electra?. Porque es muy importante saberlo. para entender si hay que atacarlo, o si por el contrario hay que respetarlo.
El Dragón siempre fue una figura mítica en todas las culturas, pero creo que nunca ninguna tuvo muy claro que hacer con él.

Suscribe: Laneg
23 Abril 2008

Electra dijo...

Mi dragón es grande y echa fuego por la boca. Es difícil de dominar. Pero estoy en ello...