lunes, 11 de junio de 2007

Te pido que me quieras...

Cuando alguien te ha querido de verdad y se va, te queda un vacío terrible en el cuerpo y en el alma. Encuentras consuelo en el recuerdo, en el rememorar la sensación que te producía tener a alguien que te aceptaba tal cual eres, alguien para quien tus defectos y tus errores eran simplemente cosillas con las que podías hacer papelitos pequeñitos y podías soplarles, juntos, y se iban...alguien que, solamente con pensar en él, podías subir las montañas más altas y escalar las cumbres más escarpadas...alguien en el que podías dejar que tu yo se desintegrara en partículas minúsculas, porque sabías que acogería a cada una de ellas, las recogería, las juntaría y las guardaría, con mimo, para que cuando estuvieras dispuesta a volver a ser tú, te costara menos que una milésima de centésima de segundos...

Cuando a alguien no le han querido nunca de esa manera, ese vacío que se le queda al que sí han querido, se convierte en un hueco permanente. Un hueco que clama que lo llenen, y que convierte a su dueño en un casero de fantasmas ("El murmullo de los fantasmas" de Boris Cyrulnik), en un niño eterno que llora y que trata de conseguir, como sea, que alguien le quiera.

Y ese como sea, desvirtúa su vida y su percepción de la realidad. Y le hace despegarse del mundo, y le cuesta verse a sí mismo y sobre todo, le cuesta ver a los demás. Percibe a los demás, a todos, como potenciales proveedores de cariño y en esa percepción, desatiende las normas básicas, y corre detrás de todo aquél que, ya sea por azar, por educación o por simpatía, le muestra una milésima de ese mundo, nuevo, lleno de posibilidades, donde es posible ser querido.

Si amar, o querer, es una capacidad humana, es nuestra responsabilidad entrenarla, aprender a usarla, como se hace con un coche nuevo que has comprado o con una consola de videojuegos. El precio de no hacerlo, es demasiado alto...

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Un COMENTARIO BREVE.

Creo que cuando una persona te quiere tal y como dice Electra en la primera parte de la exposición de su trabajo y luego se va, pueden haber pasado dos cosas:
1ª Que haya pasado un verdadero cataclismo en la vida de esa persona.
2ª Que nunca te haya querido de verdad, y lo que tu imaginación vio, fue una falsa realidad.

Pero ya que estamos, y con el permiso oportuno, voy a añadir unos cuantos posibles sobre el querer y el cariño.

-¡Si el pintor pudiera pintar de colores el sentir del universo!.
-¡Si el actor pudiera interpretar, con su alma el decir de un verso!.
-¡Si el ave pudiera volar, sin perder sus plumas por lo ancho de ese inmenso cielo!.
No tendría el hombre que penar. ¡Viviríamos libres! con la libertad que nos pintó Dios, con líneas blancas, sin papel y con exceso de celo.

-¡Si todos camináramos por la senda en la que florecen los sentimientos!.
-¡Si la mente tuviera luz para ver la felicidad del amigo tal y como la debería sentir tu pensamiento!.
No tendríamos que preocuparnos por el más saber ni por el elegir, porque todo estaría clarito, tan clarito y cierto como que gira la tierra, y con ella, el personal que está dentro.

-Si la gente fuera libre para cantarle al aire cuando sopla el viento!.
-Si la mano del hombre pudiera alcanzar ese algo que está más allá de la libertad!.
-¡Si con el alma, la mente pudiera entrar en ese amor tan bonito que trasluce el fuego en un encendido hogar!.
¡Si una linda canción te pudiera llevar por los paraisos perdidos del espacio infinito que configura la senda del meditar!.
-¡Y si una mano tendida se pudiera fundir con la tuya en un abrazo de paz, amor y amistad, el mundo sería mundo y en él lucharía la libertad, por una paloma y un corazón:
El mundo está solo y triste
sufre por un corazón,
del que nunca más supiste
ni paloma ni canción.!.

14 junio 2007
Firma: Ilusión

Electra dijo...

Hay una tercera posibilidad, y es que esa persona que te ha querido se muera.

Anónimo dijo...

IMPRESIONANTE

Impresionante lo que firma Ilusión. Pero eso ¿dónde existe?.
En el mundo de Ilusión, tal vez, porque en esate que tenemos los demás mortales, permítanme que lo dude.

Impactante, cuanto menos lo que dice Electra sobre la persona que se muere después de haber querido de esa manera.
Voy a tratar de explicar algo que se pueda seguir para un caso como éste, que puede o no ajustarse al ciclo de la vida. Por si sirve de modelo.

Creo que cada uno está hecho a imagen y semejanza suyo. No hay otro modelo igual a tí mismo (ni al que se murió). Por eso no lo busques, porque lo que encuentres, estará bastante desvirtuado.
Solo se puede conservar en el recuerdo,y no todo, solo lo más ideal y pasar página. Si no se hace así, nuestra área afectiva se llena de huecos; y hueco a hueco, acabarán por lesionar la energía de las áreas que estén al lado ("una manzana podrida en un montón..."),y ahí, surgen los fantasmas. No se puede vivir con un hueco así permanentemente.
Yo trataría así el problema:
1º Analizr el modelo que se ofrece para quererte con la parte del cerebro en la que no entren los sentimientos.
2º Si te interesa lo que ves, vas empezando a ponerle sentimientos, uno por uno.
3º Si alguno no se acopla al modelo y te sigue interesando, pasa de ese sentimiento y pon el siguiente. Pero que sepas que con esa parte de tu estar emocional no puedes contar ya nunca más.
4º Una vez completada la línea de los sentimientos prueba si te sigue resultando interesante; y si es así, empieza a estudiar y vigilar sus campos de energía. Si esos campos de energía, no erosionan la tuya, ya has adelantado mucho terreno.
5º Llegado a este punto empieza a entrar en el fluido mágico de la evolución, tuya y de la otra persona.
Una vez instalado en ese fluir, alcanza la persona un grado muy superior de felicidad, que normalmente, no es conocida.
Ese fluido mágico tuyo. Ese grado de felicidad te lleva a conocer tu verdad (en este caso sería tu grado de cariño) y el de la otra persona.

Si no es así, procura ser feliz tu mismo.
Al principio lleva un tiempo lograr todo esto, pero luego, una vez hecho, aseguras,todo lo que se puede asegurar, el que te QUIERAN en este mundo. Desde luego, pienso que no tanto como lo que firma Ilusión, pero "algo ya es algo".

"Se puede RECORDAR, pero no se puede ni se debe vivir del RECUERDO".

17 Junio 2007
Rocío del Alba

Anónimo dijo...

Yo soy FLASH y el otro día leyendo algo que no tenía la menor importancia, llamó mi atención algo que decía una cosa parecida a esto:

"El AMOR ES COMO UN FINO CRISTAL, QUE UNA VEZ QUE SE HA ROTO, YA NO VOLVERÁ A SER IGUAL", porque siempre habrá alguna pieza que no se encuentre y siga faltando, y aunque lo trates de pegar siempre se notarán las grietas, unas veces se notarán más y otras menos, pero al fin y al cabo, grietas por siempre serán.

Y ahora digo yo:

Lo mejor es tirarlo, y si lo necesitas, ponte otra vez a buscar.

Una cosa parecida pasa también con la amistad.

Y me voy como el rayo, que tengo otras cosas que solucionar.

18 junio 2007