sábado, 5 de julio de 2008

Fragilidad

Nací frágil en un mundo hostil. Mis padres se dieron cuenta enseguida. Sólo con verme llorar cuando llegué al mundo. El tono y el ritmo de mi llanto les descubrieron un universo infinito de matices de fragilidad. Incluso creyeron reconocer las pautas de una fragilidad clínica...les dió igual lo que los médicos les dijeran. Que era un niño sano. Que era normal el llanto.

Cuando me llevaron a casa, me construyeron una celda de cristal. Me abrazaban a través de unos agujeros diminutos en la celda, que se abrían y cerraban convenientemente, sujetos a su voluntad.

Yo crecí en mi celda de cristal. Pasaban los minutos y los días y yo me volvía, paradójicamente, cada vez más frágil. Llegó un punto en que podía romperme en pedazos solamente con pensarlo.

Aislado del mundo y de casi todo contacto humano, decidí hacer de la fragilidad mi reino particular. Mi universo. Asi que, héme aquí, convertido en el rey de la...fragilidad.

Habéis de saber que, conseguir un grado extremo de fragilidad es realmente complicado. La fragilidad corporal, salvo que hayas nacido así, es difícil de adquirir. La fragilidad emocional es más fácil. Basta con pensar en tí mismo como un niño pequeño, indefenso. Basta que decidas no imaginar ningún futuro. Basta que decidas percibir el mundo como un universo miserable y hóstil. Basta que oscurezcas tu mente con pensamientos negativos.

Yo tenía todo el tiempo del mundo, asi que decidí practicar primero la emocional. Al principio era complicado, ya que mi naturaleza tendía a la positividad. Tuve que concentrarme mucho para anular todo aspecto positivo de mi ser. Pero al final lo conseguí. Conseguí imaginar una negrura infinita. Conseguí imaginar que no disponía de ningún tipo de recursos...y eso, me llevó, sorprendemente, a una fragilidad física importante.

Terminé a gatas, arrebujado contra mí mismo, en una esquina de mi celda, convertida en espontánea membrana uterina. Creo que así pasé siglos, hasta que en mi mente se encendió otra vez una chispa de voluntad. Y entonces, decidí construir otro universo. Decidí meterle algo de positividad. Y a medida que mi nuevo universo se iluminaba, mi cuerpo abandonaba su posición fetal.

Me costó volver a estar erguido, y una vez erguido y físicamente fuerte, comprendí...que yo podía decidir...qué clase de persona quería ser. Asi que, decidí volver a ser frágil. Y una vez que fuí frágil decidí volver a ser fuerte. Y así pasé muchos años, hasta que podía cambiar de un estado al otro en un instante, con sólo un segundo de diferencia...eso es...el reino de la fragilidad...

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Es impresionante como se transforma el espíritu cuando la mente de las personas se empeña en ver solo lo negativo de lo que la materia tiene a su alrededor. ¡Se vuelve FRÁGIL!.
El concepto de FRÁGIL no se corresponde con el nuevo logotipo que has creado, Electra. Parece un Ser casi espiritual que despliega un poder extraordinario. Con la cual lo de FRÁGIL no le pega nada.
¿Dónde quedó la espiritualidad?. Podría preguntarte Electra, ¿que entiendes tú por espiritualidad?.
No se si ya lo he preguntado antes, pero es que hay cosas que no me cuadran.

Soy SEAM...
10 Julio 2008

Anónimo dijo...

Conseguir que la vida sea una negrura infinita es como que te tiren a un pozo cuando naces y allí desarrolles tus capacidades. ¿Qué capacidades puedes desarrollar?.
Poder entrar en la negrura y salir de ella cuando lo desees, me parece a mí que es más que peligroso, porque puedes correr el riesgo de quedarte en la negrura y en lo FRÁGIl definitivamente.

Se vive mal llena de negatividades. Es algo así como si te rodeara una densa nube de humo gris que no te deja ver, ni pensar. Una nube gris que aletarga tu memoria y ante tí solo se despliega la mezquindad de la vida y su fragilidad.
El Ser Humano se completó con dos opciones:
1ª INTELIGENCIA SABIA
2ª OBLIGACIÓN que tiene de llevar esa inteligencia a su más alto nivel de evolución.
Tiene que establecer una simbiosis entre su grado de inteligencia y su nivel de evolución material.
Eso no se logra precisamente viviendo en el reino de la fragilidad, ni cambiando a niveles más inferiores, en los que la inteligencia se pueda degradar.
¿Ustedes se acuerdan de de aquello que decía Josep Newton del "Principio del Vacío"?. Bueno pues esto es lo mismo, pero cambiando la palabra principio por Sensación. Y entonces tienen ante ustedes el fenómeno que produce la fragilidad, tan bien descrito por Josep Newton como científico.
El fenómeno del "Vacío Emocional". Altamente pernicioso para la salud y la materia física del Ser Humano.

"Si la inteligencia tropieza con la piedra de la negatividad, se abre una brecha en su desarrollo emocional. Y si la emoción se daña. ¿Cómo puede el pintor, el escritor, el científico, el músico y hasta el campesino... llegar a crear?.

Rocío del Alba
10 Julio 2008

Electra dijo...

La espiritualidad...es difícil responder esa pregunta, SEAM. Alguna respuesta que se me ocurre:

Buscar razones más profundas que las evidentes, en la realidad que nos rodea...

Buscar un sentido más allá de la razón para un mundo que no comprendemos...

Buscar un apoyo para no sentir que nos rompemos en pedazos al perder el equilibrio...

Intuir, querer, soñar, desear...que hay algo más que lo que vemos, que procedemos de un principio creador al que volveremos...

Saber ver y comprender que el mecanismo complejo de la realidad en la que vivimos es tan inabordable, que no queda otro remedio que exista un ser superior, al que queremos, buscamos, anhelamos,...

Estar en permanente búsqueda de tí mismo...

Anónimo dijo...

Ahí quería yo llegar.
Pues si crees que existe un Ser Superior del que dependes para encontrarte a tí misma. Busca primero esde principio creador, y después, él te llevará a encontrarte a tí misma.
Y si esto lo consideras indispensable en tu existencia, todos los reinos de la fragilidad que antes comentabas, sobran. Ni siquiera comentes.

TÚ eres LA MÁS IMPORTANTE. Lo demás son añadiduras.
Esto último es el padrenuestro de tu espíritu. la materia te lo agradecerá y el espíritu que la envuelve, crecerá sin medida.

Soy SEAM...
16 Julio 2008

Electra dijo...

Pues creo que esto daría para un debate largo y profundo. La naturaleza es frágil, su estado de equilibrio es frágil, la vida es fragilidad pura. Y es esa fragilidad la que invita a pensar, precisamente, en un ser superior. Si la naturaleza no fuera frágil, la reflexión podría sobrar, o no?, es interesante pensar sobre ello.

Por otro lado, que escriba o reflexione sobre cosas, no significa que esté ni siquiera de acuerdo con ellas. ESto sólo es un medio para reflexionar por escrito sobre las cosas que me llaman la atención.

Tienes razón en que lo más importante es uno mismo. Pero hay que reconocer que somos frágiles. Solamente reconociéndolo, llegaremos a vernos a nosotros mismos, algún día, en un casi pleno conocimiento de nosotros mismos. Ojalá.