domingo, 7 de septiembre de 2008

La extranjera

Siempre quise viajar. Desde que tengo memoria. Desde que tengo uso de razón. Siempre quise estar en otro lado. Siempre quise ir más allá. Donde nadie me conociera. Donde fuera siempre la extranjera.

Ser extranjera no es fácil, pero me gustan los retos. La soledad es mi compañera y es ella, precisamente, mi único vínculo con mi mundo. Pero cuando llevas toda la vida siendo extranjera, cómo definir cuál es tu mundo.

Al principio es fácil. Tu mundo es aquél de donde partes un día, donde dejas atrás tu vida pasada, para enfrentar un futuro incierto, que, imaginas, está lleno de aventuras y de riesgos. Armada de coraje y de valor, no supones que tendrás miedo. Es más, cuando venga, lo vas a mirar de frente, y entablarás una batalla cruenta, con la certeza de que vencerás. Cuentas con tu desapego con tu mundo como arma.

Pasados unos años, tu mundo sigue siendo aquél que encierra tu vida pasada, que todavía puedes definir, aunque ya con muchas sombras de nómada.

Y llega de repente un día, en el que te miras al espejo y sólo ves a una extranjera. Una extranjera que se perdió en sus aventuras, en sus riesgos, en sus batallas cruentas contra el miedo y, entonces, te preguntas, quién es la que te mira a través del espejo. ¿En qué parte del camino la encontraste?.

Llega, entonces, el momento de replegarse, adentro, muy adentro, para gozar del privilegio de conocer a...la extranjera que habita en tí...y de armar tu mundo, con materiales traídos de no se sabe muy bien dónde...

El caso es que...una vez armado tu mundo, vuelves, indefectiblemente, a querer volver a ser...completamente...extranjera...

7 comentarios:

Anónimo dijo...

EXTRANJERA

Ser permanentemente extranjera es un modo de vida ; es una opción de estílo y muchas veces , supongo , una necesidad de adaptación al entorno . En estas circunstancias , LA SOLEDAD es una compañía impagable y hacemos de ella un personaje más de nuestra vida ; solo que llega a ser nuestro principal interlocutor para nuestros pensamientos y nuestras conversaciones más trascendentales . Es como cuando se intenta resolver un problema matemático y se dialoga con la RAZON . Este mundo es una maravilla interior que hay que descubrir ,construir y mimar . Es nuestro pequeño mundo escondído , particular, y que nada ni nadie puede siquiera rozar . Siempre nos ayudará y estará a nuestra disposición . Y será nuestra particular FUERZA INTERIOR que mostrará nuestro camíno y nos permirá siempre VIVIR con riqueza intelectual y moral . Y CON HONOR.

Fdo.- Argonauta.

Electra dijo...

Suscribo totalmente lo que dice Argonauta. Gracias.

Anónimo dijo...

El concepto de "extranjero/a", yo lo relaciono mucho con el miedo y el egoismo.
Y por decirlo de alguna manera, se pueden medir de una forma paralela con el concepto de viajar.
El afán de viajar y viajar se puede interpretar tsmbién de 2 maneras:
1º Como la persona que no encuentra su sitio en el mundo.
2º Como la persona que no encuentra su definición, su personalidad, o su personalidad definida.

Ser extranjero de uno mismo, es algo así como ser extraño de uno mismo. Es muy difícil asumir un reto así. Y de todos modos a mí me resulta inconcebible. Porque digo yo:
Siendo extranjera de ti misma, ¿dónde tienes tu mundo?.Es más: ¿Existe un mundo para tí?.
Si existe ese mundo ya no eres extranjera. Y si no existe, estás cayendo en un terreno peligroso y resbaladizo, en el cual, al primer traspiés que tengas, puede desaparecer todo concepto de tu mente, hasta incluso el de "extranjero", y luego ¿qué eres?.

Yo pienso que una persona que se sienta extranjera solo tiene un mundo, que es el que crea su futuro. Pero el futuro es casi un ente. Porque una cosa es el futuro que tú te imaginas y otra el futuro que en realidad te espera. Y cuando llega ese futuro, sigues siendo extranjera. Porque te sigues imaginando el que vendrá y no reconoces el presente. Y así sigues cada día, hasta que entiendes que en tu vida solo hay dos opciones:

1ª Ser extranjera de ti misma y crear u caos en tu mundo, donde nunca ningún valor se regenerará.
2ª Ver donde te equivocaste. Reconocerlo y comenzar a reinstalar un abanico de posibilidades, en el cual lo de "extranjera" se relega a un simple concepto de lo más vanal.

"En tu mente se perdió una aventura.
En tu mundo nunca se pudo encontrar.
Utilizaste armas sofisticadas.
Pero solo el miedo y el egoismo te pudieron contestar".


Rocio del Alba
14 Septiembre 2008

Anónimo dijo...

Veamos, mi querida Electra:
Hablas de que siempre quieres viajar y suena bien: una persona ávida de nuevas experiencias y conocimientos, que busca el enriquecimiento de su personalidad, etc.

Hablas de que quieres estar donde nadie te conzca, donde seas una extranjera. Una consecuencia es que, inevitablemente, te acompaña la soledad, que llega a ser consustancial contigo. Otra, que consigues el desarraigo absoluto.

Pues bien: No te creo, mi querida Electra. No te imagino así y sería malo para ti que lo que dices fuera cierto. Con el humano no va la soledad. Todo eso de "la soledad radical" queda bien para la poesía o la ensayística, pero no para experimentarlo uno mismo. El desarraigo absoluto llevará probablemente a la locura o a una patología parecida, sin que desconozca que "hay gente para todo", por una simple cuestión estadística.

Soledad, pero te relacionas con los demás. Incluso creas esta página para discutir con nosotros (cosa que siempre es un placer ) de cuanto te venga a las mientes.

Soledad absoluta, pero seguro que te relacionas con tu familia, que tendrás un trabajo, en el que lo pasarás bien y mal con quien te rodee. Tendrás afectos, quereres, amores y nada de eso es soledad.

No, no te creo. Afortunadamente para ti es seguro que no es cierto lo que dices. O yo no lo he entendido bien. Quizás sea que tienes una intimidad acusada y que hay mucho de ti que sólo quieres que sea tuyo. Pero eso es otra cosa, bien distinta.

En fin, creo que, por hoy, te he llevado la contraria suficientemente.

Anónimo dijo...

Perdona anónimo.
¿Puedo hacerte una aclaración?. Gracias.

La poesía no se alimenta de la soledad. Según y en que casos sirve para todo lo contrario.
Y los poetas somos seres que vivimos casi en otra realidad, pero NUNCA SOLOS.
La soledad sería... ¡No lo quiero ni pensar!.

Sola lloraba una flor
en la noche oscura y fría,
un ruiseñor que la oyó
susurró en su oído:¡BONITA!

Fdo: Ilusión
20 Septiembre 2008

Anónimo dijo...

Para Ilusión:

El lenguaje es un código que ha de ser conocido con profundidad, usado con propiedad e interpretado con rigor. Yo NO he dicho que la poesía se alimente de la soledad. Pero es un tema posible, como, sin ir más lejos, muestra tu ejemplo.En todo caso, está mejor allí que ubicada en una persona. Tampoco he dicho que los poetas vivan solos. Por tanto tu observación no se corresponde con el texto al que pareces referirte.

Anónimo dijo...

Para Ilusión:

El lenguaje es un código que ha de ser conocido con profundidad, usado con propiedad e interpretado con rigor. Yo NO he dicho que la poesía se alimente de la soledad. Pero es un tema posible, como, sin ir más lejos, muestra tu ejemplo.En todo caso, está mejor allí que ubicada en una persona. Tampoco he dicho que los poetas vivan solos. Por tanto tu observación no se corresponde con el texto al que pareces referirte.