domingo, 21 de diciembre de 2008

Yo El Guerrero

Soy Guerrero. No un guerrero cualquiera. No os confundáis. No pertenezco a ningún ejército. No pertenezco a ninguna nación. No tengo más intereses que los míos. No lucho contra los demás. No hiero ni mato. Pero peleo a muerte.

Mi lucha es interior. Mi guerra es conmigo mismo. Mi objetivo es alcanzar la sabiduría. La Maestría de mí mismo. Y para ello, me entreno. Para ello, estudio. Me recojo. Me concentro. Y... sobre todo, busco. Soy un maestro en el arte de la búsqueda.

Os preguntaréis que cuando me decidí a ser guerrero. A casi todos os extrañará. Qué cosas más raras hay por el mundo, diréis y comentaréis. No me importa. Elegí ser guerrero hace muchos años. Miles y miles de años antes de que vosotros naciérais. Es la búsqueda de mí mismo la que me mantiene vivo. Y la que me mantendrá por miles de años más.

No necesito mucho para vivir. Los placeres y las miserias de la vida no me afectan. He experimentado todos los placeres. Y he experimentado la gran mayoría de las miserias. He experimentado el sufrimiento extremo. Y el placer extremo. La mayor parte de las veces, las circunstancias me ofrecían esa experimentación, pero no puedo negar que, otras veces, la busqué yo. Porque necesitaba experimentar para trascender. Porque necesitaba experimentar para buscarme a mí mismo. Para aprender a gestionarme.

Ser Guerrero no es algo que consigas fácilmente. Muchos han muerto en el intento. Han sucumbido en la experimentación. O en la búsqueda. O en el silencio aterrador. O en la soledad inmensa.

Porque para ser guerrero hay que despegarse del mundo. Hay que aprender a trascender. Hay que gestionar el desapego, de los afectos y de los odios. De las cosas materiales y de las inmateriales. De toda la realidad. La que creas tú y la que crean los demás. Y eso te lleva, indefectiblemente, a la soledad y al silencio. Y si no estás preparado, la soledad...y el silencio...son mortales...

Pero si estás preparado...si trasciendes...entonces te encuentras contigo mismo...y te encuentras con los demás. Desde el respeto. Desde la comprensión...de infinitos puntos de vista...y entonces...estás preparado para empezar...a buscar...la forma de ser...quién realmente eres...

9 comentarios:

Electra dijo...

El concepto del guerrero está muy bien explicado en un libro de Alexandra David-Neel, titulado "The Superhuman life of Gesar de Ling". La historia de Gesar de Ling es un poema épico de gran importancia en Tíbet.

Ser guerrero tiene que ver con ser capaz de vencer tus miedos y de mirarte de frente y de luchar contigo mismo. Cuando has conseguido ser guerrero desaparece todo ansia de competición con los demás y aparece la compasión, hacia tí mismo y hacia los demás. Te conviertes en lo que en budismo se conoce como "bodisattva". Este concepto se puede aclarar en la siguiente página web: http://www.sgispanish.org/budismo/diaria/bodhisattva

Anónimo dijo...

No se si viene muy a cuento o no. Yo creo que sí. ¿Sabiáis que los Mayas basaban su felicidad en el "desapego" de todo lo que se comocía como proveniente de este mundo?.
Eso hace ya bastantes siglos y en una buena parte del "desapego", basaron su cultura.
En el libro, "las 9 revelaciones" dice James Redfield que la importancia del "desapego" es el gran mensaje que todas las religiones orientales han legado a la humanidad.
Y dicen las leyendas que cuando hemos aprendido la vía del "desapego", podemos mantener nuestra energía a un nivel lo bastante elevado como para evitar las situaciones extremas.
A tenor de esto iba a hablarles un poco de como los Budistas interpretan esto que se llama "la vía del desapego", pero no acabo de entenderlos muy bien, por eso voy a acabar este pequeño comentario con una cita que dejó escrita John Lenon, que además de músico era para mí, casi un ser de otro mundo, con muchas vidas a sus espaldas vividas.
Decía:

"La vida es lo que está sucediendo, mientras tú haces otros planes".

A lo mismo si lo piensan bien, tiene razón. Y si lo entienden, no necesitas ser guerrero, ni pelearte con nadie.

Después de esta afirmación, voy a guardar mi comentario para otra ocasión. En realidad es cierto que planes, hacemos... pero... ¿en verdad son útiles para nuestra vida?. Piénsenlo. ¿Por qué malgastamos la energía vital en cuestiones que no van a servir para arreglar nuestra vida?...

Rocío del Alba
26 Diciembre 2008

Anónimo dijo...

La lucha por el YO, entre el Yo y uno mismo es una peligrosa batalla, en la que puede vencer nuestra psique (nuestro Yo interior) o uno mismo.
Ahí ya depende mucho de quien queramos que venza, porque de ello dependerá nuestra vida.
¿Qué para lograr esto hay que ser guerrero?. Pues se es. Pero...
¡Lograríamos algo peleándonos, ¿contra quién?... por ser uno mismo...!.

TAHI
27 Diciembre 2008

Anónimo dijo...

Pues, curiosamente, como Rocío del Alba, ‘no sé si viene a cuento o no’ pero la reacción que me produce Yo El Guerrero y la frase que insistentemente me martillea, es “recuperar la realidad” tan disfrazada por mí mismo como por el entorno.

Escritores, historias, poetas, realidades virtuales... todos describen mundos y seres fantásticos, asombrosos, atrayentes, trascendentes, extraordinarios.

Mi amigo Manuel, nació en familia de payeses, no sabe hacer otra cosa, dice él, y causa asombro ver las cosas que sabe hacer. No hace mucho compró una finca, enorme y casi perdida por los años en que no se trabajó. En menos de un año, constante en su trabajo, con frío o calor, buen y mal tiempo, cuando nieva es algo natural, como la lluvia, el sol, el viento, las nubes de estorninos y las plagas, la finca se recuperó. Él está allí. Los árboles hasta parece que sonríen. Produce cosecha tras cosecha. Campesino, payés, labrador, guerrero...? Son centenares de años de apego a la tierra y tradición agrícola hoy acelerados por las nuevas herramientas y la información.

Hablaré con él, de trascendencia, de desapego, aunque me parezcan una contradicción. Tal vez esforzándome puedo creer en la trascendencia, sujeta al tiempo, de un colectivo, de la humanidad dando tumbos. Difícil en un individuo. No quiero desapegarme de nada ni de nadie.

En el periódico de hoy un titular me llama la atención, “moriré cuando entre en el olvido”, lo escribirían por “la trascendencia”?

Delta

Electra dijo...

Creo que es importante el cultivo del desapego, para poder ver a los demás como son y a nosotros mismos cómo somos. Si no hay desapego, estamos apegados a nuestras emociones, a nuestros sentimientos, a nuestros pensamientos, a nuestras circunstancias, etc. etc. es decir, a todo aquello que hace que la realidad que percibimos sea distinta de la realidad que percibe el otro. Porque cada uno tiene su modelo mental e interpreta las cosas, las circunstancias y a los demás, en función de su modelo mental. Por tanto, creo que nunca percibimos a los demás tal y como son, sino que los percibimos a través de nuestro filtro, único e intrasferible, y por tanto, no vemos en realidad a los demás, tal y como son. Los vemos en realidad condicionada.
Cultivar el desapego supone poner distancia entre tú y tu forma de percibir el mundo, supone poner objetividad en tu modelo mental y por tanto, percibir mejor quién es cada uno. Y en cada modelo mental, está siempre presente el miedo. En mayor o menor medida, y siempre, en el grado en el que hayamos sabido manejarnos con él y por tanto, variable con el tiempo.

Hablar del cultivo del desapego es fácil. Es la teoría. Lo complicado es llevarlo a la práctica. Y para llevarlo a la práctica, lo primero que hay que hacer es vencer al miedo. Y para vencer al miedo, hay que luchar con uno mismo. Ésa es la esencia del guerrero. La lucha contigo mismo para llegar a ser lo mejor que puedes llegar a ser...

Anónimo dijo...

Nadie dijo que fuera fácil. De hecho, a los Mayas les llevó siglos el aprender esto. Y tampoco estamos seguros de que todos lo entendieran así.
Yo dije que hay que desapegarse, no que haya que despreocuparse que es bien distinto. A menudo lo que obtenemos en la vida es diferente a lo que habíamos deseado.
Dice en su libro James Redfield, que la mayor parte de las desgracias nos suceden porque en algún momento perdimos alguna oportunidad sincronística para evitarlas.
Y entonces ya tenemos que agarrarnos a la lucha antes de que el miedo nos atenace como arma.
Y aunque suene fuerte, esto no quiere decir (pienso yo) que tengamos la culpa de nada, porque, en la mayoría de los casos, hacemos las cosas lo mejor que podemos. Pero el conocimiento humano es incompleto y es posible que nos sucedan ¿desgracias?, no por falta de lucha, sino por falta de INFORMACIÓN que es bien distinto.

Rocío del Alba
28 Diciembre 2008

Anónimo dijo...

EL MIEDO

Hoy como casi siempre se dicen un montón de cosas interesantes en esta ponencia y en los comentarios a ella ; una suerte y un privilegio poder leerlas. Pero entiendo que subyace en el fondo un aspecto poco mencionado , es el temor al miedo .
El miedo condiciona toda nuestra vida , todos nuestros actos ... hay cosas que no hacemos por miedo al ridículo , a no terminarlas , al fracaso , al ambiente , al esfuerzo que requieren , ... y por eso viene el reforzarse con ser guerreros , con decir que la vida pasa mientras nosotros pensamos en otras cosas ,con alejarnos de la competencia diaria y del esfuerzo por crecer personalmente ,...
Lo primero es luchar contra el miedo y aprender a vencerlo y a NO TENERLE MIEDO . Es el principio para ganar cualquier batalla de las varias que cada dia enfrentamos para sobrevivir en nuestro entorno .
Recordad a Rosalía de Castro ...¨..no te tengo miedo moucho , ¡¡¡ moucho NO TE TENGO MIEDO !!!.

Fdo.- Argonauta.

Anónimo dijo...

Siempre se recibirá una orientación en forma de guía que nos ayudará a salvar cualquier peligro.
Así se liberará el miedo de no llegar a ser un buen guerrero.
Según dicta la mente:
"El MIEDO es el arte de combinar las variantes mentales que fabrican el MIEDO".
Prueben ustedes a abrir todos los días La Biblia, El Corán o el libro que para ustedes desentrañe mejor los misterios del Universo, y abránlo por una pág al azar. Siempre habrá algo que nos pare a pensar la mente. parénse, leánlo y piensen un poco... Seguro que ahí está la solución a muchas de sus preguntas.
Y si es así. ¿Cuál es la función del guerrero?.
Y si las situaciones se van solucionando. El MIEDO se irá reduciendo.

Soy SEAM...
29 Diciembre 2008

Electra dijo...

Dando la razón a Argonauta, lo que subyace debajo del concepto del guerrero, es el temor al miedo. La lucha del guerrero es la lucha contra el miedo. Un miedo que está presente desde que naces, aunque no te des cuenta, y que está unido a tu realidad, perecedera. Ésa es la fuente y el origen del miedo, la realidad y la conciencia de la muerte, y ése es el origen de todas las manifestaciones de la naturaleza humana, buenas y malas.