domingo, 22 de febrero de 2009

Aceptación

Aceptación. Qué fácil. Es una sola palabra. Recibir sin oposición, aquello que se nos da, ofrece o encarga. Vuelvo a repetirla en mi cabeza. Aceptación. Debiera ser sencillo. Es una sola palabra.

Y sin embargo, esa sola palabra, encierra un cambio de tal magnitud, que hay muchos que no pueden asumirlo. Solamente cambiar implica tanto, que es mejor no hacerlo. Es mejor presentar oposición. Presentar batalla a todo aquello que te dan, te ofrecen, te encargan...que presupones que no es bueno para tí.

Presupones que, por ser tú, merecerías otras cosas. Presupones que has tenido mala suerte. Presupones que siempre te toca a tí. Presupones...todo aquello que hace que te indigne lo que te ha tocado. Porque a tí, te debería pasar otra cosa. Buena. Mejor. Más grande. Más pequeña. Más...para tí.

Y entonces presentas batalla. Una batalla que generalmente pierdes. Te agotas. Te caes. Y cuanto más te agotas y cuanta más cuenta te das de que pierdes, más te quejas y más presentas batalla. Hasta que llega un momento en el que te rindes. O te escapas. Y entonces, te pierdes. Sin remedio. Con lo fácil que parece...aceptar.

Aceptar sin más. Aceptar sin presuposiciones. Sin oposiciones. Sin quejas. Sin alegrías. Sin miedo. No construir un mundo de opciones y suposiciones sobre ese hecho concreto. Dejar la mente quieta, vacía de todo pensamiento, de todo sentimiento y simplemente...aceptar.

Y entonces, aceptar el minuto siguiente. Y la hora siguiente. Y el día siguiente. Cuando lleguen. Y mientras, simplemente...aceptar. Simplemente ser. Simplemente estar. Nada más. Y nada menos.

11 comentarios:

Anónimo dijo...

Una de las dificultades está en saber cuándo se ha de aceptar, cándo se ha de luchar o cómo se ha de luchar. Todas partes de una misma moneda, y parte de un gran paso hacia la sabiduría.
Ms

Electra dijo...

Aceptar...aquello que no se puede cambiar...

Rebelarse y luchar...contra aquello que se puede cambiar...

Anónimo dijo...

Gran tema , Electra : La vida está llena de renuncias y de objetivos imposíbles como consecuencia del entorno ; de la enfermedad ; de la situación económica ; ... y hay que aprender a aceptar estas limitaciones que hacen , por el momento , inviables nuestros proyectos . Pero , estos siguen en nuestra mente , no hay razón alguna para que cambien si son razonables . La vida es muy cambiante ; lo que hoy parece imposíble , a lo mejor dentro de unos años está resuelto . Nunca las cosas son definitivas . Ni la alegría del éxito ni la desgracia del problema . Y , además , para los creyentes , están los milagros , que también existen y son más frecuentes de lo que se cree.
Por lo tanto , hay que vivir el dia a dia con honorabilidad y profesionalidad máxima y con nuestras ilusiones intactas , actualizadas si corresponde , y caminando el camíno con la ilusión del primer dia ; andar y andar los caminos ....
No retroceder ; no avinagrarse ; no echar la culpa a algo o a alguien como descarga ; aprender de lo bueno y de lo menos bueno , de lo malo y de lo pésimo ; todo servirá a nuestra experiencia y a sobrevivir para ... un dia alcanzar nuestros objetivos razonables .
Hay que estar en ello ; buscar la oportunidad en todo ; y vivir , vivir , vivir .... es una gracia de Dios , siempre .

Fdo.- Argonauta.

Anónimo dijo...

Lo que a mí me sugiere esta palabra es: Renuncia y Sacrificio.
Yo opino que según y que sea se debe de aceptar o no.
Siempre y cuando lo que te dan sirva para mejorar tu sistema evolutivo, regenerativo y creativo; en una palabra, para mejorar tus cualidades psíquicas, físicas y espirituales, se acepta a la primera. Si no, la batalla es obligada.
Existen varios sistemas de perfeccionamiento espiritual que se basan en la aceptación. Pero ninguno en la aceptación en general. Yo conozco algunos de ellos y esa aceptación la admiten siempre y cuando sirva para su crecimiento espiritual.
El hombre no es autosuficiente, luego necesita de algún sistema para progresar. hay gente que para ello utiliza la aceptción. Solo que yo no veo la parte positiva del sistema, a no ser que utilices la meditación como parte fundamental.
Cuando Rousseau hablaba del Libre Pensamiento Humano ,ya debía tener también en cuenta ésto.
Normalmente no estoy de acuerdo con los pensadores que están por estar y parece que todo lo aceptan (otra cosa es que lo acepten en relidad), porque eso significa que están "muertos" y parados. y aunque tú te pares, el mundo no se para, prosigue; luego tú tienes que seguir adelante. Todo lo que significa progreso, lucha... Luchar para conseguir ese progreso es nuestra obligacíón.
Además a la mente humana no se le puede imponer nada. Se acuerdan de aquel pasaje del evangelio que dice algo referido a los peces del mar, a los pájaros y a las flores del campo... Pues todos tienen que trabajar y pelear por su futuro. Después tendrán la recompensa. Pues nosotros lo mismo. No se puede uno parar, hay que luchar por la recompensa, y esa recompensa es uno mismo, tu prestigio, tus valores, tu reconocimiento y la opinión de los demás que también debe contar.
Somos Seres Integrales, es decir, las tres partes que nos forman deben llegar al grado máximo de evolución que se espera de nosotros. Eso se consigue con batallas y pensamientos:

"Piensa y Batalla, o Batalla y Piensa". Peleando y meditando se consigue el máximo nivel de perfeccionamiento al que debe y tiene que llegar la persona humana por dos motivos:
-Por el hecho de ser PERSONA.
-Por el hecho de ser HUMANA.


Rocío del Alba
2 Marzo 2009

Anónimo dijo...

Y hablando de Aceptación. Perdona Electra pero voy a pedir una ayuda, creo que Argonauta me puede decir algo.
Mis problemas son siempre parecidos. Tengo una persona amiga que está muy enferma, seriamente enferma. Él cree que no tiene ninguna opción, nada más que la de morirse. Pero en realidad puede haber otra. Él ya eligió y por lo tanto se abandonó a la peor suerte. Los médicos dicen que su abandono lo va a llevar pronto a la muerte y los psiques (o no saben o no pueden hacer nada). Yo soy la única que, en lo que puedo, tiro por él. Pero cuando una persona elige morirse, ¿Qué se puede hacer?. Además de pedirle a Dios y a las Fuerzas de la Naturaleza que tanto ayudan...
¿Qué más se puede hacer?...
Mis sistemas psicológicos y de pensamiento están fallando todos. A lo mejor porque son los míos y no se parecen a los de él. Pero entonces ¿cómo se le puede convencer?.
Mil gracias.

A esto puede llevar también la aceptación, y en primer lugar estamos aquí para vivir y no para lo contrario. Pero ¿Cómo lo entiende él?.

Rocío del Alba
2 Marzo 2009

Anónimo dijo...

PARA ROCIO

Realmente te puedo decir muy poco : Para mi ,la vida es una gran aventura ; la mayor posíble para un ser vivo . Así , aún en las peores circunstancias , vivir es un don que se debe explotar y disfrutar . Por ejemplo un gran montañero disfruta aún antes de alcanzar una cumbre y con todas las penalidades que lleva sufriendo , y disfruta en cada momento de la ascensión . Vivir es una gracia de Dios aunque solo podamos ¨VER¨ ( es decir , SENTIR que algo sucede a nuestro alrededor ) . Debería haber expertos e instituciones y también formación en todos nosotros para poder ayudar a buscar ese LADO FELIZ que existe siempre dentro de , incluso, las mayores desgracias .
No sé Rocio , pienso que estar seguros de que vivir nuestra vida natural siempre merece la pena y tener la vocación de transmitirlo y ayudar a cualquiera en buscar un aliciente a su vida ( su lado felíz ), en cualquier circunstancia , es algo que está siempre al alcance de nuestra mano . Entretanto ponemos TIEMPO por el medio y este tiempo supone la posibilidad de cambio , de avances tecnológicos , de circunstancias , ... que pueden incluso llegar a modificar la percepcion que tenemos de nuestra propia vida.

Fdo.- Argonauta.

Anónimo dijo...

Aceptar todo lo que te quieran imponer es casi como aceptar la muerte de tus ideas y convicciones. Y aceptar la muerte es justo lo contrario de lo que debe ser la vida, que como dice Rocío, es para lo que estamos en este mundo. pero la vida con mayúsculas y en todos los aspectos de nuestra existencia.
Lo explica muy bien Argonauta al final de su última exposición.

Y ya que estoy aquí, una relajación:
Rocío y Argonauta tienen una espiritualidad de las que ya no quedan. Es como si fueran más bien una pareja de allá, afincada en la Tierra. Los demás parece que andamos siempre buscando algo. Ellos parece que ese algo lo tienen muy claro.
¡Enhorabuena por encontrarlos Electra!.

Soy SEAM...
4 Marzo 2009

Electra dijo...

Yo voy a ser un poco radical y quizá mi comentario sea un poco fuerte, pero para mí, para vivir aquí y ahora, con plenitud, supone haber aceptado la muerte. Una vez aceptas que vas a morir y que todos los tuyos, tarde o temprano, van a morir, puedes vivir cada minuto y cada segundo como si fuera el último.

Decía Jung que para poder vivir teníamos que hacernos una idea precisa de la muerte. Sólo cuando teníamos esa idea precisa, de lo que para nosotros significaba la muerte, se podía vivir plenamente.

Para mí, aceptar no implica renuncia ni sacrificio. En la aceptación, asimilas el dolor que te produce la situación, le das su espacio, te das permiso para vivirlo y después, lo dejas ir. En ese proceso, creces.

Copio un fragmento del Tao Te king:
Si quieres ser todo,
acepta ser parte.
Si quieres ser recto,
acepta ser torcido.
Si quieres ser pleno,
acepta estar vacío.
Si quieres renacer,
acepta morir.
Si quieres que te sea todo dado,
abandónalo todo.

Anónimo dijo...

La muerte es una línea paralela que nace con la vida de las personas.Llegado un momento determinado, se cruza con nosotros y marca un punto crucial en nuestra existencia. Pero hasta que llega a ese punto crucial, tenemos la obligación de desarrollar al máximo nuestro potencial. Por mucho que diga el Tao Te King.
Ya dije en alguna parte de otro trabajo que las culturas, religiones o tradiciones orientales son poderosas y muy buenas, pero sus principios en la mayoría de las ocasiones sirven para llenarte la mente de preguntas. Preguntas a las que no logras encontrar soluciones.
Por ejemplo, mi mente no estaría preparada en estos momentos, para asumir todos los principios que comentas Electra. Casi, casi sería necesario tener el asentamiento de Buda y la filosofía de Mahoma juntos para entenderlos, asumirlos y aceptarlos, Si es que se pueden aceptar todos.


Rocío del Alba
8 Marzo 2009


Si me permitís. Gracias Argonauta. Pero esta vez sigo teniéndolo igual de crudo que antes. Solo me queda ya el barato consuelo de decir:
-Lo he intentado.

Un abrazo.

Rocío del Alba.

Anónimo dijo...

Confieso que la primera vez que leí “Aceptación” pensé “Conformismo”. Con el paso de las horas, no puedo borrar la idea que se enreda y enzarza con educación, preparación para aceptar, para ser conformista.

Aceptación me gusta, suena literario, poético, como si, voluntariamente decidiéramos ser conformistas.

Sin embargo, conformismo, no me encaja con presentar batalla, con rebelarse. Lo entiendo mas como miedo, digamos precaución, desconfianza, resistencia hacia el cambio.

Para Rocío.

Esta semana, me han sugerido que ayude a una persona con mas depresiones de lo habitual, pues todos tenemos las nuestras. La conozco, sé que puedo ahorrarle alguno de los ciclos y casi seguro que lo haré. Eso permitirá que quien me lo ha sugerido se rehaga también. Sin embargo no quiero que eso me condicione y me haga resbalar por estas pendientes en las que él ha caído. Por momentos, en las malas rachas, no entiendo si se enferma por pesimismo o al revés. Mi apego o des-apego a ese problema son importantes y espero que no sea contagioso.
Suerte

Delta

Anónimo dijo...

PARA DELTA

Yo no creo que el pesimismo condicione ninguna enfermedad. Creo más bien que son un cúmulo de situaciones juntas las que si pueden llegar a somatizar una enfermedad. Por eso yo hablo del desapego de muchas cuestiones de la vida. Para evitar lo anterior.
Lo mío es una cuestión de convencimiento. A lo mismo es que soy un poco ¿autoritaria? y exijo, más que convenzo.
De todas formas, las cosas están bastante imposibles ya y aunque si que creo en los milagros, de esta me va a hacer falta uno gordo. Pero no por eso me voy a caer por ningún precipicio, ni a chocar contra ninguna barrera. Sin entrar en ningún tipo de fatalismo, soy de las que creen que los milagros llegan cuando tienen que llegar, y a lo mejor este, todavía no es el momento.

Respecto a tu misión ahora mismo te diré que una vez metido en la cuestión, practica la teoría del desapego de todas las cuestiones que sean ajenas a tu modo de ver la situación. Practica aquí también un poco lo del egoismo que hablábamos. Revisa primero tus neuronas y piensa que lo que condenses en ellas del tema que te ocupa, va a ser la estructura básica para resolver el problema de la otra persona. Pero solo hasta ahí, el resto es material que se va a añadir a tú problema.

Suerte también para tí. Tengo yo una amiga que dice:
"El que ayuda a resolver graves cuestiones, alcanza al final grandes recompensas".

Rocío del Alba
22 marzo 2009